sábado, 24 de enero de 2015

PATRI, EL MUNDO ENFOCADO

PATRICIA TORRES, ayudante de cámara, foquista

¿Alguna vez habéis intentado perseguir, haciendo foco manual, y sin marcas previas, a tres actores que se mueven por el set, dando vueltas, de modo improvisado, como a mí me gusta, con un objetivo de 180 mm?
 No es fácil, os lo puedo asegurar. Patricia Torres sabe hacerlo. 
Ha alternado labores de ayudante de cámara y foquista en películas como "10.000 kms", "El muerto y ser feliz", "Requisitos para ser una persona normal", "Fénix 11.23", "La plaga", "Caracremada", "Mil cretins", etc, y series de televisión: "Palomitas", "Projecte oracle"...

Patricia, segunda por la derecha,
como amftriona de la rave en el camión de cámara.


Patricia, desenfocada en esta foto, 
mientras revisa el foco (Fotos: Oscar Fernández Orengo)

- ¿Por qué pensaste que valía la pena trabajar en "Murieron..." de modo cooperativo?
-     Buf, por varios motivos. Primero, porque me lo propuso Diego Dussuel [director de fotografía], y me apetecía trabajar con él, ya que solo habíamos hecho juntos una película. Pensaba que si él estaba en un proyecto así seguro que sería interesante. 

- ¿Qué es lo más curioso que te ha tocado hacer en esta película?
-       Viví un momento de esos mágicos, en los que piensas que por eso es por lo que quieres dedicarte al cine, cuando subimos a rodar en la discoteca abandonada. El techo podía ser peligroso, parecía que podía hundirse, y para garantizar la seguridad, solo podíamos subir los mínimos: Coronado, Raúl Arévalo, Isaki, Diego (director de foto) y Eva Valiño (sonidista). Fue un privilegio vivir una secuencia con dos actorazos, en esa intimidad, tan pocas personas.



 -  ¿Cuál es tu escena favorita de la película?
-       El diálogo de Sacristán e Iván en el cementerio. Por la actuación de Pepe, las reacciones de Iván, y bueno, por la combinación de los dos, que es muy cómica…
 
24. CALLE/ CEMENTERIO URBANO. EXT/D. 

IVÁN se asusta un poco. Pero el hombre no es violento, al menos de momento. Cuando llega a su altura, le habla con toda la calma y dignidad de el mundo. 





SEÑOR DIGNO:
Mira, chaval... Yo entiendo que lo tuyo es un trabajo y también entiendo que no hayas conseguido nada más y que de algo tienes que comer. Ya me imagino que no vas vestido de payaso así por gusto. Yo también llevé uniforme un montón de años y te aseguro que no era más digno que el tuyo (...)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada