lunes, 16 de febrero de 2015

ALBA COSTA, ELEFANTES ELEGANTES


Además de vestir a los demás, Alba se caracteriza a sí misma 
Foto: Oscar Fernández Orengo

ALBA COSTA, vestuarista

Uno de los mejores chistes de "Murieron" fue cuando le dijimos a Alba el presupuesto que tenía para vestir a docenas y docenas de figurantes para la fiesta de lujo. "¿Lujo?", preguntó. "Sí, queremos que vayan todos elegantes". "¿Elefantes?". Eso es lo que seguramente pensó Alba, que llevaba semanas vistiendo a gente de oso panda, pero no lo dijo. Lo que hizo fue empezar a trabajar en cientos de vestuarios como los siguientes, sacando oro de debajo de las piedras (pedrerería):

 
Alba y el registro elegante
Fotos: Oscar Fernández Orengo

Una de las dificultades del vestuario de "Murieron" era pasar de lo más realista a lo más grotesco sin que el espectador sintiera que estábamos cambiando de registro a media partida, a media escena. En fin, la cuadratura del círculo: para eso sin duda hacía falta alguien con formación de ingeniera, como es el caso de Alba. Porque los vestuarios "elegantes" tenían que compartir plano con los "elefantes". Como en Batman. O como en las viñetas de Mortadelo y El Jueves. En fin, Alba tuvo que crear nuestro punto intermedio entre Nolan, Ibáñez e Ivà. 


Alba y el registro elefante
Fotos: Oscar Fernández Orengo

Aunque aún no lo sabíamos, con Alba (y con Xènia Gasull) ya habíamos empezado a trabajar ese registro esperpento-circense-pitifláutico la primera vez que nos juntamos, para rodar un vídeo-clip de Les Nenes Maques. 
Y ya solo faltaba que Roger Bellés diera nombre a ese estilo (La Cuchufleta Films) para que arte y vestuario empezaran a currar en esa misma dirección.
La clave: crear iconos. Lo cual, teniendo en cuenta que todos los grandes actores de la película ya son iconos por sí mismos, implicaba trabajar con su complicidad para dar una nueva vuelta de tuerca a los imaginarios que asociamos a sus rostros y filmografías previas. Alba, en fin, supo ser atrevida, imaginativa y descarada para jugar con los estereotipos y llevarlos más allá, o para romper con los esquemas prestablecidos y buscar la sorpresa. Y los actores se lo agradecieron.

 Alba y el registro icónico-cuchufleta
Angela Molina arriba del todo; Alex Brendehmül y Bárbara Lennie, de negro caniche

Cada detalle importa



Alba con Gina y Pepe: el registro realista

A todo eso, "Murieron" fue el primer largometraje de Alba como responsable de vestuario. Antes había rodado docenas de espots y vídeo-clips (los de Canadá siempre son los más vistosos) como ayudante de vestuario, estilista y figurinista, además de ser madrastra sastra en "El mètode Grönholm" de Enric Folch. Ya no para, y sigue haciendo cine al ritmo de ese tatuaje que lleva en el brazo y que hace "tum-tum-pá" (o algo parecido). 

Alba nos cuenta su versión de los hechos:

- ¿Por qué pensaste que valía la pena trabajar en "Murieron..." de modo cooperativo?

La verdad es que no lo pensé. Hay oportunidades en la vida que se te presentan y en las que no hay lugar para la duda y sólo puedes tirarte de cabeza sin pensar. Una no puede tener la oportunidad de trabajar con profesionales de semejante talla y rechazarlo sólo porque no le garanticen un sueldo fijo. Eso no significa que no me dé mucha pena ver cómo está el mundo del cine en este país y que no crea que la cultura merece un mayor respeto y apoyo por parte de este miserable gobierno con el que tenemos que vivir. Pero precisamente en este mundo, las mejores oportunidades y las ideas más creativas carecen de presupuesto.


- ¿Cuál fue para ti el momento más memorable del rodaje?
Escoger un solo momento es muy difícil. En el plano personal no puedo decidir, porque rodando la película me enamoré del que ahora es mi pareja y entablé amistades que sé que perdurarán por mucho tiempo. Pero convivir todos en el mismo hostal en Sant Feliu hizo que se estrecharan los lazos entre el equipo y eso ayudó muchísimo a pasar los momentos más duros de noches sin dormir y jornadas maratonianas rodando. Fue como un “Gran Hermano” donde en vez de pelearnos por quién se ha terminado la leche, nos reíamos de todo juntos y de todos (juntos) también.

Cuore: Alba la dura (o haciéndose la dura)


 - ¿Cuál es tu escena favorita de la película? 

Me encantan los flash-backs de Jordi, especialmente el momento en que cuenta cómo intenta mejorar su economía.

 
SEC 47. CALLE. EXT/D 

JORDI y el PITI caminan cabizbajos. JORDI está realmente compungido.
El PITI se retrasa de vez en cuando para recoger una colilla, que guarda en el bolsillo o que enciende inmediatamente para darle una calada.
 
PITI (Bruno Bergonzini):
Joder, pero ¿cómo has llegado a perderlo todo? 

JORDI (Jordi Vilches):
Bueno, hice un plan de marketing equivocado...

PITI: 
¿Un plan de marketing?



No hay comentarios:

Publicar un comentario