jueves, 5 de febrero de 2015

ALBERT FIGUERAS, SÍ A TODO


ALBERT FIGUERAS, localizador, ayudante de producción

Albert y Txema, el tándem sí-a-todo-es-posible
Foto: Oscar Fernández Orengo

Arriba he escrito el cargo de Albert Figueras en "Murieron...", pero en realidad lo he resumido así por una cuestión de espacio. Creo que Albert Figueras deber aparecer en los créditos unas dos cientas veces. Un hombre más en el mundo que lo hace todo.
No conforme con trabajar intensamente en los castings, conducir, cortar calles, hacer numerosos cameos y organizarnos una vida mejor, es el localizador que nos salvó la vida. Porque ¿a quién se le ocurre hacer una película en cooperativa con dos cientas localizaciones?
Si alguien se ha dedicado a leer este blog, habrá notado que circula cierto halo de leyenda en torno a los días vividos en Sant Feliu de Guíxols. 
Hoy nos toca recordar que Sant Feliu de Guíxols es Albert Figueras. Este indígena de la localidad costera fue quien, después de recorrer en coche medio país buscando discotecas en ruinas, billares de moteros, polígonos industriales, playas bucólicas, prisiones, manicomios, colegios, conventos angelicales, burdeles, en fin, fotografiando, tomando medidas y radiografiando infinitos espacios para rodar, llegó a la conclusión de que, para qué engañarnos, como en casa en ningún lado y ningún lugar como su pueblo. 
Lo mejor fue cuando Albert nos llevó a Sant Feliu y comprobamos que lo suyo no era pereza ni xenofobia. Sant Feliu es el plató ideal. Y sus conciudadanos -los que conocimos por lo menos- se enrollaron con nosotros tan maravillosamente como Albert.
A todo eso, Albert ocupa un lugar destacado en el top five de los técnicos que más jornadas han rodado de "Murieron".
Alguien con paciencia y buena vista podría dedicarse a contar cuántas veces aparece Albert a lo largo de la película, y en cuántos papeles diferentes. 

 Albert Figueras como fuerza del orden
Foto: Oscar Fernández Orengo

Más allá de "Murieron..."  una vez le pedí que me mandara una biografía profesional y me respondió que "buffff, se'm dona molt malament parlar de mi...". Hay hombres que prefieren no venderse. Estudió dirección en el CECC, fue durante varios años secretario de producción de la productora Grupo Cine Arte, ha trabajado de jefe y director de producción en numerosos cortos, y "Murieron..." ha sido su debut en el largometraje. Después de decantarse hacia la producción, ha fundado "una pequeña productora audiovisual, algo sencillo, vídeo corporativo, anuncios para tv locales y a ver si sale algún videoclip, ya veremos cómo va, tú mismo, pon lo que te parezca mejor". 
Hasta donde yo sé, también trabaja en varios proyectos de documental como director y es batería de una banda. 

¿Por qué pensaste que valía la pena trabajar en "Murieron..." de modo cooperativo?

Porque los rodajes dan esa chispa que te carga de energía, pero principalmente porque creo en el proyecto, confío plenamente en Isaki y pude trabajar con el mejor equipo que he conocido.
Además era un proyecto que trataba un tema que seguía siendo de actualidad después de casi 5 años (lo sigue siendo después de casi 7), y que en algún momento y en medidas distintas, nos ha tocado de cerca a casi todos, así que vi una oportunidad de aportar mi grano de arena a esta “revolución” en formato cinematográfico

- ¿Cuál fue para ti el momento más memorable del rodaje?

El bloque de rodaje que se hizo en Sant Feliu de Guíxols, sin duda fue esta la etapa que fortaleció la gran amistad que ya empezó con el primer día de rodaje y que hoy nos une. 

 Albert Figueras disfrazado de loco
en el manicomio de Sant Feliu (Foto: Oscar Fernández Orengo)
Localizando en Sant Feliu

 - ¿Cuál es tu escena favorita de la película? 

Difícilmente pueda elegir solamente una ya que son muchas, pero me encanta la escena inicial de la película, haciendo referencia a los “recortes”,  también destacaría el monologo de Albert Pla en la escena del psiquiátrico, y me divertí muchísimo con toda la fuga de los pandas, una verdadera locura. 



SEC 1. CAMAROTE BARCO. INT/ D. 

En el camarote de un barco, al que llega una luz tenue y enfermiza, submarina. En primer plano, dos hombres de aspecto enloquecido hablan muy seriamente, mirando a cámara. 

MIGUEL (Raúl Arévalo):
Señores, me temo que ustedes han vivido mucho tiempo por encima de sus posibilidades.

ALBERT (Albert Pla):
Pero no se preocupen, que vamos a arreglarlo en seguida.
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario