martes, 10 de febrero de 2015

JORDI VILCHES, ROCK N'ROLL STAR

JORDI VILCHES, actor

Fotos: Oscar Fernández Orengo

En una película repleta de estrellas del rock n'roll, Jordi Vilches ha triunfado como el rock n'roll star por antonomasia. 
Si en vez de persona, Jordi Vilches fuera un dibujo animado, sería la mezcla de Roger Rabbit y Baby Herman.
Y si en vez de dibujo animado fuera una persona real, Jordi sería la mezcla perfecta de Buster Keaton y Tom Cruise.
En mis viejos tiempos de crítico de cine, cuando Jordi estrenó "Krampack" (2000), escribí que el futuro sería de aquel muchacho, que lograría hacer todo lo que le diera la gana: al fin y al cabo, el cine es una cuerda floja y Jordi se formó -literalmente- como funambulista, en la escuela de circo.
Desde entonces, según Imdb, Vilches ha rodado 36 películas. Ha cumplido más películas que años. Y aún así me parecen muy muy pocas. Cada segundo que pasa sin que Jordi esté delante de una cámara o encima de un escenario es una pérdida imperdonable, un agujero negro como el Museo del Prado por las noches, cuando los cuadros no existen.

Fotos: Oscar Fernández Orengo

Después de "Murieron...", nos hemos vuelto a juntar con Jordi para rodar dos cortometrajes protagonizados por él. Y también me parecen pocos. Con Jordi nunca es suficiente. 
Por eso me parece uno de los actores más desaprovechados del cine español. Sí, está claro, Jordi puede hacerte llorar de risa hasta recitando el BOE. Pero... ¿por qué ha rodado tan pocas tragedias?
¿Cómo es posible que Jordi todavía no haya hecho nunca de mosquetero espacial, de galán latino engominado, de Wittgenstein ligándose a Uma Thurman? En mi lista de las cuatro o cinco cosas importantes que me falta hacer antes de morir, figura en lugar destacado rodar un gran dramón mexicano, con muchas lágrimas, tatuajes de corazones rotos y Vilches de protagonista.

 Jordi Vilches, actor de Tennessee Williams
Fotos: Oscar Fernández Orengo


De todo el reparto de "Murieron...", Jordi es sin duda el actor que ha pasado más días en el rodaje. De hecho, Jordi venía al set incluso los días en que no le tocaba actuar, y nos emocionamos pensando que realmente se lo estaba currando con una generosidad inaudita, que se estaba metiendo hasta el fondo en su personaje de oso panda a lo Stalisnavski. Después, hubo días en los que Jordi terminó llevando la percha de sonido, cargando cables, levantando cajas. Ahí empezamos a sospechar que, en realidad, ehem, lo que estaba ocurriendo es que Jordi no solo se había enamorado de la película... se había enamorado, en general, y hasta en concreto. Pero bueno, eso sí: ¡la enorme generosidad y el esfuerzo... a Jordi no se lo quita nadie!
En este blog, a todo el mundo le hacemos tres preguntas. Si hubiera una cuarta, sería: ¿cuál es la mejor anécdota que te pasó con Jordi Vilches? Todos tenemos infinitas.

Con todos ustedes, Jordi Vilches nos cuenta su perversión de los hechos:
 
- ¿Por qué pensaste que valía la pena participar en "Murieron..." de modo cooperativo?
No lo pensé, no entendí muy bien lo que eso significaba y me dejé llevar por la ilusión que envolvía todo el proyecto (tenía ganas de matar a gente en una película), luego poco a poco y mientras iban pasando los meses y los años creó que me hice una idea bastante clara de lo que significa "de modo cooperativo". Tambien pensé que sería una buena oportunidad para conocer chicas de forma cooperativa.

- ¿Cuál fue para ti el momento más memorable del rodaje?
Tengo dos, el primero no lo voy a contar y el segundo es el día que terminamos el rodaje. ¡Lo habíamos conseguido!, hacía calor, estábamos sucios y sudados en medio de la nada pero eso no importaba ya porque nos sentíamos como si fuésemos dioses, la gente se abrazaba, se tiraban fanta por encima, otros se enrollaban en la furgo de vestuario, otros quemaban coches y disparaban al aire gritando ¡¡¡Alá és grande!!!!

 - ¿Cuál es tu escena favorita de la película?
Mi escena favorita és en la que estoy jugando al billar con la ayuda de mi amigo Bruno Bergonzini, ese día me sentí Tom Cruise y eso no me pasa todos los días. 

Jordi y Bruno (Foto: Oscar Fernández Orengo)


SEC 44. BILLARES. EXT/D  


Junto a una de las mesas de billar, PITI y JORDI se abrazan y ríen. Brindan. Están exultantes. JORDI, con el torso descubierto, mostrando todos sus tatuajes, unos tirantes colgando de los pantalones, acaba de rematar un jugadón. 



 El rincón de Jordi
 (Fotos: Oscar Fernández Orengo)


Igual que Tom, Jordi hace las escenas de acción sin doble

Jordi en el remake cañí de "Al azar de Baltasar" 

Searching for Jordi Man: el galán latino
Ojos más que ojos

No hay comentarios:

Publicar un comentario