sábado, 14 de febrero de 2015

MARC GOMEZ DEL MORAL, SEÑOR DE LAS TINIEBLAS



Todas las fotos: Oscar Fernández Orengo

Marc Gómez del Moral, director de foto.
  
A medio rodaje de "Murieron", le conté a Marc que para los títulos de crédito soñaba con la canción de Astrud, "Hay un hombre en España que lo hace todo". Por si no sabía cuál era, le puse el vídeo-clip, una joyita filmada en China por un freakie sin que los Astrud lo supieran hasta que les llegó la película de regalo. Se me quedó mirando y me preguntó si le tomaba el pelo. Nos miramos, desconcertados, hasta que comprendió que yo no sabía que aquel freakie que rodó el vídeo era él. En realidad, me aclaró, los chinos que cantaban la canción no eran chinos, sino singapurenses. Al parecer, se le ocurrió grabar esta joya un día que se aburría cuando vivía en Singapur. 

 "Hay un hombre en España". Astrud, por Marc Gómez del Moral

Marc es uno de los mejores directores de foto de España. Si no le conocéis, podéis pasear por su web, y probablemente descubriréis que sí le conocéis, o al menos conocéis muchos de sus trabajos. 
Ha fotografiado la imagen pública del Sonar y algunos de los vídeo clips más recordados de Scissor Sisters, Pet Shop Boys, White Lies, Los Planetas, Joe Crepusculo... Afincado en Londres, ha hecho cientos de anuncios, algunos de cosas que parecían tan bonitas que daban ganas de comprarlas hasta que las veías de verdad. Es un profesor de cine estupendo (los niños de Cinema en Curs y los universitarios de la UPF pueden atestiguarlo).

Hasta ahora Marc se ha prodigado en cine menos de lo que nos gustaría, pero sus trabajos son de una versatilidad enorme: director de foto de las nuevas aventuras de Sergio Caballero ("La distancia", "Ancha es Castilla"), de Leticia Dolera ("Requisitos para ser una persona normal", de próximo estreno), el documental "Ich bin Enric Marco" de Santi Fillol... 
Ahora mismo podéis ver su trabajo como operador de cámara en las salas que proyectan "The imitation game (Descifrando Enigma)". Es uno de los socios fundadores de la productora Corte y Confección, y entre los créditos más desconcertantes de su filmografía polifacética destacan sus aportaciones a la banda sonora de "Lo imposible" y la música de "Elisa K": para más detalles, lo mejor es que se lo preguntéis a él mismo cuando le veáis. Si se lo pedís de buen rollo, quizás incluso os silbe los temas al oído.


Hace años que tenía muchas ganas de trabajar con Marc. Pero nunca encontrábamos la ocasión. Marc no para y yo soy muy fiel a Diego Dussuel. Cuando nuestro admirado Laurent Cantet le hizo a Diego una oferta que éste no podía rechazar (¡iba a trabajar con un Palma de Oro... y hasta le pagaban de verdad!), llamé a Marc y me dio una gran alegría cuando aceptó el marrón de asumir la segunda mitad de nuestro rodaje a trompicones. Después, hemos repetido con Marc en el corto "La evasión perfecta" (donde además interpreta a un psicoanalista) y, como es generoso, en "La propera pell" nos ha acompañado por partida doble, como coproductor y segunda unidad. Entre tanto, ha escrito un guión que me encantaría dirigir algún día.
En "Murieron", Marc ha resuelto problemas que parecían irresolubles (iba a escribir que resolvió sudokus, pero por culpa de Yerko, siempre confundo esa palabra con bukkakes). 
¿Cómo rodar una escena con fuego real dentro del Liceu de Barcelona? (Todavía me parece inverosímil que nos dieran permiso). ¿Cómo rodar una escena nocturna, de día, en un invernadero de cristal cuando no dispones de tiempo para cubrirlo ni siquiera parcialmente? ¿Cómo trabajar con un equipo técnico que se transforma a diario, y conseguir conservar su propia personalidad, al tiempo que ser fiel a la estética de la película marcada previamente por Diego?
Una noche le vimos sudar tinta, literalmente, un chorro negro salía de su frente y parecía que llevara un peinado afro, como si la pelambrera de su tórax (es un tipo velludo como he visto pocos) se le estuviera subiendo a la cabeza. 
El otro día mostramos en este blog a Claudia haciendo de doble de luces de Jose María Pou. Marc la superó cuando hizo de doble de cuerpo de Pou en uno de los planos más obscenos que rodamos cuando éste ya se había ido. 

Julián Villagrán y Marc, haciendo de Pou: de espaldas, bajo el agua, son clavados

Marc Gómez tiene la palabra:

¿Por qué pensaste que valía la pena trabajar en "Murieron..." de modo cooperativo?
Reemplazé a Diego en mitad de rodaje y la verdad es que no tuve demasiado tiempo para pensar en por qué valía la pena enrolarse en el proyecto más allá de que fuera un rodaje con Iñaki y de que la historia me parecía muy gamberra. Iñaki me llamo, me envío el guión y al cabo de unas semanas ya estaba instalado en su casa de Girona preparando el proyecto. Rodar en cooperativa surge de la necesidad y de la urgencia de rodar un proyecto como éste en un momento como éste. Sería maravilloso que el esfuerzo de tanta gente pudiera ser recompensado y que la película llegara a mucha gente.

 ¿Cuál fue para ti el momento más memorable del rodaje?
Poder terminar la secuencia de la cala de noche, cuando los pandas abordan el barquito de pescadores. Nunca pensé que conseguiríamos terminarla. El rodaje exigía un sobreesfuerzo a todos los departamentos debido a la precariedad económica y la secuencia del mar era logísticamente compleja o al menos se planteaba complicada, y lo fue.
Esa barquita la compartían los actores y la cámara
Marc todavía describe aquella noche como una de las más difíciles de su vida profesional
De tanto pensar, Marc terminó con la cabeza fosforescente

 ¿Cuál es tu escena favorita de la película?
No diré que es mi escena favorita pero recuerdo con especial cariño la llegada de Bárbara y Álex en lancha. Teníamos literalmente 5 minutos para rodarla ya que Bárbara cogía un avión de regreso a Madrid dónde rodaba con Carlos Vermut [Bárbara siempre dice que rodamos todo su personaje ¡en 7 minutos, en total!]. Pensar en embarcarnos, ir a alta mar y rodar la secuencia era inviable así que terminamos rodando con el fondo del camión de cámara y con Bárbara y Álex fingiendo conducir una lancha. Se incrustaron imágenes que rodamos a posteriori de una lancha en overlay sobre el fondo blanco del camión, pues no teníamos croma, y solucionamos la secuencia. Rodar con muy pocos medios nos obligó a buscar soluciones creativas en poco tiempo, a menudo fallidas pero algunas veces, como en ésta, interesantes.


SEC 72. CALA. EXT/D 

Una lancha motora se acerca hacia el pesquero.
En medio, de pie, tieso como un pala, va una mujer vestida de negro, con gafas de sol y dos caniches atados a una correa. Es alemana y la llamaremos LA NEGOCIADORA. 
A su lado, un hombre vestido exactamente igual. Es el NEGOCIADOR.

Parte del proceso de composición de FX de la escena
 


 Bárbara Lennie, Alex Brendemühl y los caniches (Foto: Oscar Fernández Orengo)


El rincón de Marc







No hay comentarios:

Publicar un comentario