viernes, 13 de febrero de 2015

PAU RIBA I, EL 1% CONTRA EL 99%


Nuestro genial duende Pau Riba, como el Loco Repetidor
Foto: Oscar Fernández Orengo

Pau Riba, actor, rey del Carnaval
"Por Carnaval, ponemos patas arriba la pirámide social por unos días. El nivel de arriba de la pirámide [el 1% de la población mundial hace tiempo que supera en riqueza a lo que tienen los otros 7.000 millones de habitantes del planeta] lo echamos abajo. Yo soy un sentimental generoso que se conmueve cuando ve que la ciudadanía, además de lo que le cuesta vivir el día a día, le clavan la Cuaresma, la abstinencia de la carne (de plato y tenedor, o de falda y pantalón)".

"Vuelvo a la evidencia del cero no sé cuánto por ciento contra el 99 por ciento restante. Está claro que nos tienen pillados por los huevos. Como en Grecia. Tienen, tenemos que cumplir. Pero nosotros tenemos que cumplir porque ellos no cumplen. Tienen todas las leyes a su favor. Solo con la pasta ya te pillan por todos lados. Es una cosa muy curiosa. Todo el mundo dice que no se puede hacer nada. Y se puede. Con leyes que en lugar de dar prerrogativas a los ricos las den a los pobres. Podría haber una ley que prohibiera que las empresas tuvieran más de un determinado nivel de beneficios, leyes que prohibieran sueldos más allá de una cierta cifra... ¡Cuántas leyes no podrían hacerse, a favor del trabajador! Pero todas son a favor del amo".

"Por supuesto que se necesita algún tipo de revolución. Por ejemplo, esto de Podemos no me da ningún buen rollo. Está creciendo como un partido tradicional, como los demás. Con las mismas demagogias y los mismos tamagotchis. La única solución posible es que, volviendo a la pirámide y haciendo números, si cada rico tiene 70 millones de pobres debajo...¿a qué esperan estos millones para agarrarlo por los huevos? ¡Los números cantan! Esta es la solución. Pero el arma más potente de los políticos es la ignorancia".

Fragmentos traducidos de la entrevista a Ana Pantaleoni y Tomàs Delclós, en El País (entrevista completa y en v.o. aquí)

 Foto: Óscar Fernández Orengo

No hay comentarios:

Publicar un comentario