lunes, 23 de febrero de 2015

SANTI FILLOL, EL FALSO NUEVE

 Santi y Emma, en algún cuento de Raymond Carver
(Foto: Óscar Fernández Orengo)

SANTI FILLOL, script, ayudante de dirección, pepito grillo.

Santi Fillol contesta por teléfono desde Marruecos, donde están preparando el rodaje de "Las mimosas", el próximo peliculón de Oliver Laxe.
En "Murieron por encima de sus posibilidades", Santi ha jugado "de falso delantero centro", según sus propias palabras. Eso significa que llegaba al rodaje disfrazado de script, pero que su verdadera misión tenía poca o ninguna relación con los raccords y discontinuidades. De hecho, creo que si algún actor hubiese salido de plano vestido de rojo y hubiera entrado en el siguiente vestido de azul, o completamente desnudo, es probable que Santi jamás se hubiera dado cuenta. La misión real de Santi en el rodaje era ejercer de pepito grillo de las ideas. Pero como eso es muy complicado de concretar en forma de títulos de crédito, lo llamamos script y le colgamos un cronómetro.
Por eso los partes de script de Santi son cualquier cosa menos ortodoxos: "el director dice que la toma 8 es la buena, pero se equivoca, la buena es la 4". Fillol en estado puro.


Arriba: Santi es un caballero que se pone el sombrero para dirigir(se) a las damas
Abajo: Santi y el cronómetro (Foto: Oscar Fernández Orengo)

Javier Cercas dedica abundantes páginas de su reciente y ya mítico libro "El impostor" a Santi Fillol. Aunque parezca extraño el impostor del título de Cercas no es Santi, el falso nueve. Aun así, el penúltimo capítulo del libro se cierra con esta frase: "Tardé todavía muchos meses en empezar a escribir este libro, pero no he escrito una sola de las palabras que lo componen sin pensar en lo que Santi me dijo aquel día". Puedo suscribir y suscribo las palabras de Cercas: "tardamos todavía muchos años en terminar Murieron, pero no rodamos ni uno solo de los planos que la componen sin pensar en lo que Santi nos dijo cada día". En fin, que si la película no os gusta, toda la culpa es de Santi. Al fin y al cabo, Santi es como las FAES: una especie de asesor ideológico que trabaja en la sombra.

Santi, al fondo a la izquierda, se hace pasar por enfermo en una escena de Murieron

Además de enriquecer la película con sus ideas, Santi trabajó varios días como primer ayudante de dirección, y sobre todo, dedicó muchos esfuerzos a coreografiar la figuración. Inspirado en Lubitsch, Santi escribía tramas y subtramas para dotar de sentido dramático a los movimientos de cada figurante. Hasta que llegó un momento en el que los guiones de los figurantes eran mucho más prolijos que los escritos para los protagonistas: ese día bautizamos a Santi como "el Faulkner de la figuración". De hecho, durante el montaje tuvimos que disimular a conciencia todas esas subtramas desenfocadas para conseguir que los espectadores se fijaran un poquito en Albert Pla, Luis Tosar y compañía. 

Santi en el primer y último día de rodaje de "Murieron"
Arriba, en 2012, junto a Isa Campo, Diego Dussuel y Yerko Lira
Abajo, en 2014, controlando el combo (Fotos: Oscar Fernández Orengo)

En su vida real más allá de "Murieron", Santi es autor de "Manifestaciones de una lejanía (por cercana que pueda estar)", director del largometraje "Ich bin Enric Marco" (junto a Lucas Vermal), ha escrito guiones para Oliver Laxe, Nicolas Klotz y Élisabeth Perceval, y es profesor de cine de la Universidad Pompeu Fabra. 
Prepara dos largometrajes y un par de libros que nos están gustando mucho, y que ahora debería estar terminando en vez de pasearse por las montañas de Marruecos (si es que nos morimos de envidia, Oliver y Santi...). 

Santi nos da su versión de los hechos:

 - ¿Por qué pensaste que valía la pena trabajar en "Murieron" de modo cooperativo?
- Para tocar a Ángela Molina. Bueno... mejor pon por darle la mano a Angela Molina, queda más elegante... Bueno, déjalo en por darle un beso a Angela Molina. Sí, por darle un beso a Ángela Molina, me siento más reconocido...

Santi entró en la película años antes que Angela,
pero las buenas mentiras se hacen con trocitos de verdad
(Foto: Oscar Fernández Orengo) 

- ¿Cuál fue para ti el momento más memorable del rodaje?
-  Cuando casi se ahogan cinco pandas en una barquita en alta mar al frente de Sitges. ¿Eso se puede decir? (risas)

- ¿Cuál es tu escena favorita de la película? 
- Estoy entre elegir el clásico de Albert o... mira, no, me quedo con Vilches convidando a golosinas a los niños.

 
SEC 47B. COLEGIO PÚBLICO LA ESPERANZA. EXT/D
 
A la puerta de un colegio, JORDI reparte folletos de un curso de inglés a cada niño que sale de clase. Al entregarles el folleto, les guiña el ojo sin disimulo.

JORDI:
¿Queréis pica pica del bueno?


No hay comentarios:

Publicar un comentario