martes, 10 de marzo de 2015

ALEX MONNER, EL EXTRA EXTRAORDINARIO


 Foto: Oscar Fernández Orengo

Àlex Monner, actor(azo).

Iván Telefunken y Albert Pla se quedaron impresionados durante el rodaje de una escena en que los cinco panda abordan a un joven vestido de jugador-de-fútbol-celebrity-de-la- noche. Los cinco panda achuchaban al futbolista y el muchacho aguantaba el tirón sin arrugarse. Es más, actuaba de narices. Al final de la escena, Iván se acercó al chico y le felicitó: "hala, ¿sabes que actúas muy bien?, si quisieras seguro que podrías dedicarte al cine". Mientras tanto, Albert Pla vino a decirme lo mismo. Muy educadamente, Àlex Monner les dio las gracias. Modesto como es (con esa modestia de la gente segura de sí misma, de los que ya no necesitan ponerse de puntillas para parecer más altos que nadie), nunca se hubiera atrevido a decirles que, en realidad, ya ha rodado más películas que todos nosotros juntos y que gracias a sus trabajos en "Polseres vermelles", "Els nens salvatges", etc, es una de las grandes esperanzas (¡realidades!) del cine patrio. Me temo que, a esas alturas del rodaje, Iván y Albert ya me habían visto tantas veces improvisando textos con figurantes y colegas que pasaban por allí, que podían creerse cualquier cosa, y pensaron que Àlex era un caso sorprendente de extra con talento extraordinario.
Cuando descubrieron que Àlex no era un figurante espontáneo, Iván y Albert me espetaron: "Ah, bueno... pues si es un actor famoso ¡entonces no es para tanto!". Los dos se descojonaban de risa.
Lo mejor de la historia es que lo de Àlex sí es para tanto.

  Foto: Oscar Fernández Orengo

Justo antes de ayer cerramos el montaje de imagen de nuestra nueva película, "La propera pell", protagonizada por Àlex. Todos los que la rodamos con él hemos alucinado con su talento y buen hacer. Una confesión personal: antes de empezar los ensayos de "La propera pell" sabía que Àlex era bueno (Oriol Maymó llevaba años taladrándome), pero no sospechaba ni por asomo que lo fuera tanto tanto.
Àlex es una bestia. Haber trabajado con él es uno de los mayores placeres que me quedarán para siempre cuando el cine me abandone. Ojalá Àlex encuentre a muchos directores que estén a su altura. 
Por si acaso, no paro de decirle que escriba y se ponga a dirigir cuanto antes. A diferencia de lo que ocurre en la canción y la poesía, hay poquísimas películas hechas en vivo durante la plena juventud, y Àlex tiene sensibilidad, experiencia, carisma, sentido del drama y del humor, brillo y potencial para dirigir películas que me muero de ganas de ver. Si en vez de garrapatero yo fuera un productor de verdad, si dirigiera alguna televisión o empresa de telefonía medio seria, mañana mismo le contrataría, le rodearía de buenas personas con talento y no pararía hasta poder decir que lo de Xavier Dolan no es tan tan tan único en el mundo.



  Fotos: Oscar Fernández Orengo

En "Murieron", Àlex interpreta a una estrella del fútbol que se viste con una camiseta con su propia cara y que dice no saber cuánto cobra, porque todo esto de los contratos y los negocios se lo lleva su padre. Sería difícil encontrar a un personaje más distinto del Àlex verdadero. Algunos espectadores nos dicen que el futbolista de la película les recuerda a Messi o a Neymar pero, cuando la rodamos, no habían estallado sus respectivos affaires (nótese la jerga periodístico-deportivo). Como suele decirse, simplemente hay cosas que están en el aire: como las partículas de coca flotando a contraluz en los camerinos, antes del mitin de cierre de campaña. A veces lo llamamos ficción.

Àlex tiene la palabra:

- ¿Por qué pensaste que valía la pena participar en "Murieron" de modo cooperativo?
- Porque la gente que estaba trabajando en la película me interesaba mucho y no les conocía. Nunca había trabajado con Isaki y tenía ganas de conocerle [nota de Isaki: esto lo pongo en tercera persona porque da menos vergüenza, pero en realidad lo hemos hablado por teléfono, en segunda persona del tuteo]. Ya teníamos una película en marcha, "La propera pell", y era la forma de conocernos. Y además el guión de "Murieron" me gustó mucho, tenía mucha chicha y era muy divertido.
   
- ¿Cuál fue para ti el momento más memorable del rodaje?
- Cuando conocí a todo el elenco que estaban haciendo de locos. Fue un placer conocerlos y trabajar con ellos: Albert Pla, Iván Telefunken, Jordi Vilches, Raúl Arévalo y Julián Villagrán. Además, en aquella sauna había mucha gente extraña, vestidos de forma muy rara, normalmente no te encuentras con gente tan rara, al menos no en los otros rodajes que he hecho... Había un chaval que era igual que Cristiano Ronaldo, a mí me acompañaba una mujer en pelotas que media dos metros, peña con metralletas, era muy curioso... Por mi parte, como iba en gayumbos, el calor fue lo de menos...

  Foto: Oscar Fernández Orengo

- ¿Cuál es tu escena favorita de la película?
 - Cuando los locos están hablando, haciendo un plan para escaparse y  Albert suelta su monólogo... y también cuando... es que hay muchas escenas que me molan. Me gusta mucho la escena en que Albert Pla termina su historia con Emma Suárez, mientras suena esa canción que escribió Albert. Y la escena de Angela Molina con Iván Telefunken también es brutal. Pero si tengo que quedarme con una, sería la de los locos en el manicomio haciendo el plan...

 SEC. 34. MANICOMIO. INT/D.
Todos miran muy atentos a Albert, que parece haber entrado en un trance imparable.
ALBERT:
Pues a mí lo que me gustaría es que me parara la policía...
 

El rincón de Álex
 (fotos: Oscar Fernández Orengo)


No hay comentarios:

Publicar un comentario