jueves, 26 de marzo de 2015

MARTA MAS I SERRA, OXONIENSE Y DE BESALÚ

Marta Mas, a la derecha de Oscar Griera,
en silencio durante un wild-track 

Marta Mas i Serra, directora de producción


"El monólogo de Albert Pla es insuperable"

Si por alguna razón estrambótica alguien considerara que "Murieron por encima de sus posibilidades" es una película descerebrada, tenemos una respuesta preparada: la culpa es del gobierno y de la fuga de cerebros.
O si no, pasen y miren:
Abel García, el ayudante de dirección, está viviendo en Qatar; Xènia Gasull, la primera directora de vestuario, emigró a París, y lo mismo hizo por su cuenta Albert Coma, el diseñador de nuestros títulos de crédito; Marc Gómez del Moral, nuestro segundo director de fotografía, se instaló en Londres; Diego Dussuel, el director de foto primigenio, no se ha exiliado pero lleva dos años trabajando más en México, Brasil, Cuba y Francia que en estas tierras... La canción de Astrud que suena en los títulos de crédito de "Murieron" proclama que "hay un hombre en España que lo hace todo". Y es probable que sea cierto (el pequeño Nicolás seguro que está de acuerdo), porque solo así se explica la cantidad de gente talentosa que andan dando vueltas por el mundo.
Nuestra protagonista de hoy, Marta Mas, ya lleva una larga temporada viviendo y trabajando en Oxford. Oxford. Oxford. Oxford. Oxford suena tan ilustre que uno se imagina a los porteros de las discotecas oxonienses echándote a patadas en pies yámbicos.
Pero antes de hablar sobre Oxford y su prestigio intelectual, hay que aclarar algo importante sobre Marta. Marta es de Besalú. 
Me explico.

El puente de Besalú es precioso (fuente: Wikipedia)

Muchos habitantes de Barcelona suelen considerar que la Cataluña profunda comienza alrededor de Gerona. Para los habitantes de Gerona, la Cataluña profunda empieza a partir de Banyoles, donde yo crecí y uno se desayuna en barretina. Pero los habitantes de Banyoles, aunque no lo reconozcan, saben la verdad: la catalanidad profunda empieza en Besalú. 
Para entendernos. Si algún día Isona Passola ofreciera a David Lynch filmar un remake catalán de "Twin Peaks", Lynch acabaría escogiendo Olot. Pero antes pasaría por Besalú, y dudaría un instante.
Al final los de Banyoles y los de Besalú tenemos que resignarnos y asumir que Olot es el centro de la vida cultural catalana contemporánea. Tienen asesinos en serie, farmacéuticas secuestradas, asilos con enfermeros perturbados y hasta arquitectos ilustres. Ahora que lo pienso, nuestro querido Albert Coma también es de Olot, lo cual quizás ayude a entender por qué los dibujos animados de los créditos están llenos de tijeras homicidas ("prefieres recortar o ser recortado?").
Olot es, además, uno de los parajes más bellos de la península. Su paisaje está sembrado de volcanes, lava, basalto, y cada vez que llevo de excursión a amigos extranjeros, les visto con sombreros mexicanos y nos bebemos alrededor de la Fageda una botella de mezcal en homenaje a Malcolm Lowry. Algunos de ellos han regresado a sus países convencidos de haber estado en Teotihuacan: al final y al cabo, el catalán que se habla en Olot no es mucho más abierto que pronunciar Oxlakmul y Xlahpak del tirón (creedme, os lo dice un tipo de Banyoles).
Se comprenderá, en definitiva, que si Banyoles es el lugar idóneo para que alrededor de su lago crezcan directores de cine, y Olot es perfecto para macerar a artistas gráficos como Albert, en Besalú (que queda justo a medio camino entre ambas metrópolis) tenía que nacer una directora de producción perfecta como Marta Mas.
¿Por qué?
Porque todas las superproducciones internacionales que buscan una estampa medieval-medieval se ruedan en el puente de Besalú. Desde "El perfume" hasta "L'any de la croada" pasando por cientos de anuncios japoneses. De hecho, al lado de la carretera, frente al puente románico, hay un círculo rojo con una cruz en medio que pone "el trípode es carda aquí, collons". 
Marta Mas es lo más parecido a un autobús de la Teisa que fuera de Oxford al puente de Besalú: nació para coproducir.

Sí, el puente de Besalú es precioso (Wikipedia)
Pero no solo es precioso: ¡es que Marta evita las cámaras y no tengo más fotos suyas!

La filmografía de Marta quita el hipo. 
De hecho Marta ya había rodado con varios de nuestros protagonistas estelares, así que le impresionaban entre poco y nada: ha sido production manager de "Cargo" (con Tosar), "Los Totenwackers", "El espejo", "Blackout", "El truco del manco", "El kaserón", "Héroes", "Operación Malaya", "Hijo de Caín" (ahí estaba Coronado), ayudante de producción de "El año del diluvio", "Joves", "Salvador (Puig Antich)", "Las aventuras de Tadeo Jones", "Savage Grace" (ahí estaba Julianne Moore, que no llegó a pasarse por "Murieron", pero bueno...), traductora en "Bruc", etc. 
En el primer bloque de rodaje de "Murieron", Marta Mas empezó trabajando como jefa de producción, con Ángeles Hernández como directora de producción. Cuando Ángeles fichó por Zentropa, Marta ascendió a directora de producción. 
Por eso he pensado, de modo un tanto perverso, que la mejor forma de saber cómo trabaja Marta es preguntarle a Ángeles (puesto que ocupó su puesto, pensé que ahí podría haber carnaza a lo reality show).
El relato de Ángeles dice así: 
"Era la primera vez que trabajaba con Marta, y la conocí a través de Oriol, porque ellos ya se conocían de haber trabajado juntos en otras películas.
Marta tenía muchísima experiencia... además vivía en Besalú, lo cual nos venía perfecto...

 Marta, en Besalú: un precioso lugar (fuente Wikipedia)

Marta era muy currante y le hacía mucha ilusión rodar esta película. Su mayor virtud: ¡la paciencia! Ha hecho mogollón de películas, por lo cual conocía las rutinas profesionales mejor que nadie, y en este rodaje, tan poco ortodoxo, y con tanta improvisación, tenía que adaptarse y tener mucha paciencia, lo cual hizo muy bien... En cierto modo, aunque Marta sea joven, era como meter a alguien de la vieja escuela en un contexto de cooperativa, con una filosofía muy distinta, en la que todo el mundo tiene que buscarse la vida.  Pero era muy curioso, porque no era el típico rodaje de la-culpa-de-todo-es-de-producción, sino que de repente todos te ayudaban mucho, aunque fuera gente del equipo de foto... Así que Marta se metió en un rollo completamente diferente al habitual, y al principio le descolocaba que no hubiera una organización tan piramidal como suele haber en el cine. Para trabajar en producción como hizo Marta tiene que gustarte mucho mucho lo que haces y ser buena persona... Eeeeh... ¿se puede añadir que Marta es muy buena persona o quedará muy cursi?". 
Añadido queda.
Si notáis que responde por la izquierda es porque Marta Mas nos ha mandado las respuestas al cuestionario desde un teclado inglés.
Marta tiene la palabra:

- ¿Por qué pensaste que valía la pena participar en "Murieron..." de modo cooperativo?

- Por dos razones: una porque me encanta mi trabajo, y la otra porque tenía muchas ganas de trabajar con Isaki… y encima era en Girona, mi tierra.

- ¿Cuál fue para ti el momento más memorable del rodaje?

- Seguramente ver andar los pandas por la orilla del rio de Girona… Pese al calor [era el primer día de rodaje y, al parecer, el más caluroso del siglo], fue un gran momento.

- ¿Cuál es tu escena favorita de la película?

- Ya sé que me repito, pero el monólogo de Albert Pla es insuperable. Aún recuerdo el silencio en el set y las caras de la gente. Mi admiración por ese hombre en aquel momento no podía ser mayor.


 SEC. 34. MANICOMIO. INT/D.

Todos miran muy atentos a Albert, que parece haber entrado en un trance imparable.

ALBERT:

Pues a mí lo que me gustaría es que me parara la policía...
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario