sábado, 28 de febrero de 2015

PRÓXIMO ESTRENO: ALBERT PLA I Y LOS MAL ACABADOS

Foto: Oscar Fernández Orengo
Albert Pla:  "Soy un tipo muy mal acabado"


"Hace tan solo unos meses Albert Pla estrenaba como actor de reparto la comedia Murieron por encima de sus posibilidades, de Isaki Lacuesta. El laureado director, conocido por films como Los pasos dobles o La leyenda del tiempo se estrellaba contra la crítica en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Esta percepción hundió el ya de por sí limitado recorrido comercial que podía tener la película. Albert Pla: "a mí la crítica siempre me ha tratado igual. Siempre estaba todo mal acabado. Las canciones están mal acabadas, las películas están mal acabadas, hago declaraciones mal acabadas... soy un tipo muy mal acabado, la verdad". 
26 de febrero 2015

Mientras tanto:





PRÓXIMO ESTRENO 
24 DE ABRIL 2015
MURIERON POR ENCIMA DE SUS POSIBILIDADES
en las salas de cine españolas
que aún sobreviven
   
*FALTAN 55 DÍAS* (sin pekín)

"Si durante el duelo te dan por muerto antes de hora, sería un error imperdonable aprovechar para levantarse y disparar por su espalda. Conviene permanecer recostado todo el  tiempo que podamos aguantar. Pocas veces en la vida tendremos la ocasión de asistir a nuestro propio entierro, y tomar buena nota de lo que chismorrean los unos y los otros".
Guy de Maupassant ("La casa de citas improbables")

FOTOGRAMAS. Críticas de usuarios. 

"Murieron por encima de sus posibilidades o la risa punk.

Por Patrick Pecker  
"Murieron por encima de sus posibilidades" es una película molesta. Molesta, en primer lugar, y de manera obvia, para políticos, banqueros y poderosos (que son amenazados en la película con ser recortados físicamente si no reducen los recortes sociales). Pero molesta también para los que supondríamos en el otro bando: la izquierda rebelde, el 15-M, los intelectuales de discurso revolucionario... También ellos salen mal parados en "Murieron" porque en este film, los subversivos no son bolcheviques entarimados sobre el conocimiento de causa y la fuerza de las masas oprimidas, no. En Murieron, los conspiradores son unos pobres locos de ideas dispersas y contradictorias cuyas vidas han sido arruinadas por la crisis y que simplemente quieren que los responsables de esa crisis paguen por lo sucedido y de paso, si se puede oiga, cambiar la situación global.

Si a la gente que llena las salas para ver "El señor de los anillos" se les dijera: “miren, tenemos esta otra película del mismo director que les va a encantar” y les mostraran unas escenas de "Mal gusto", la locura sangrienta de Peter Jackson, pues seguramente sería una hecatombe de público. También "Murieron", con sus escenas cargadas de hemoglobina, será una peli molesta para los paladines del buen gusto cinematográfico. Que nadie espere las sutilezas, la sensibilidad y el pulso que el polifacético Lacuesta ha demostrado en obras maestras como La leyenda del tiempo o Los pasos dobles. Aquí se trata de otra cosa.

En fin, parece que nos hallamos ante una película que va a molestar a todo el mundo y la palabra que mejor define esa actitud no es una palabra sino más bien un gesto con un puño cerrado a excepción de un dedo. Y si hubiera que buscar la palabra, pues ésta sería PUNK. Así que no será de extrañar que la crítica se lleve las manos a la cabeza diciendo que la película no hace gracia o que se trata de un naufragio artístico. No nos engañemos. Si bien es cierto que a nivel de ritmo el film tiene algunas carencias, en conjunto, "Murieron" es un derroche de humor inteligente alla Kubrick en "Teléfono Rojo" (como señaló la actriz Emma Suarez), que arranca la risa del público en muchísimos momentos (así sucedió en el pase al que tuve ocasión de asistir), un film que sorprende por su irreverencia absoluta y que hará pasar un buen rato a todo aquel que conserve la capacidad de reírse de todo; esa risa loca de la que hablaba Kundera, que sube desde lo más profundo del absurdo para relativizar y revitalizar.

Ah, pero es que resulta que todos tenemos algo sagrado, algo con lo que no se puede bromear, algo intocable: hasta ahí podíamos llegar! Pues, zas! Touché y al garete el buen gusto, el alto arte cinematográfico, los principios políticos... y ahí es donde aparece esa risa punk que no se aferra a nada y precisamente por eso molesta a todo el mundo. Así sea, pero convendría no olvidar que, tras esa aparente actitud de “a la mierda”, uno se encuentra en "Murieron por encima de sus posibilidades" con un film que mete el dedo en todas y cada una las llagas de la desastrosa situación actual en nuestro país y eso, señoras y señores, molesta porque no apunta sólo a políticos y banqueros sino que nos apunta directamente a nosotros".

viernes, 27 de febrero de 2015

PAU RIBA II, ARIA PERSONIFICADA



  

Pau Riba II, actor mañana tarde y noche
La semana pasada nos desayunamos con una noticia, sorprendente por partida doble: por inusitada y por feliz. La noticia nos gustó tanto que sospechamos de su veracidad y bajamos al quiosco a comprar los periódicos, por si el papel desmentía  lo que decían las pantallas, tan volubles ellas, tan -llamemos a las cosas por su nombre- putas.  
Resultó ser cierto. Artur Mas anunciaba que por fin tenía una idea clara de gobierno: la primera serie de billetes de 500 euros de la Catalunya independiente ya está diseñado y lleva la cara de Pau Riba impresa por ambos lados. El mismo rostro de Pau Riba, pero de perfil, ha sido grabado en todas las monedas: lo han acuñado a mano, moneda por moneda, los habitantes de las siete provincias del sudeste chino. Riba o Riba. Se acabó lo de jugarse el futuro de la patria a cara o cruz. 

El aspecto aproximado de las monedas 
Foto: Oscar Fernández Orengo

El ex-Príncipe de Asturias

Las buenas noticias nunca vienen solas. Al día siguiente, el ministro Wert comparecía en el Senado para anunciar que lo de Artur Mas eran minucias: el Gobierno de España se enorgullecía de anunciar que el Premio Príncipe de Asturias era otorgado a Pau Riba en todas sus categorías y a perpetuidad. Tanto es así, que el Consejo de Ministros en pleno acordó por unanimidad que, en tales circunstancias, conservar el nombre del galardón  carece de sentido, por lo que a partir de ahora pasa a ser denominado Premio Pau Riba, Príncipe de Tiana. Un Wert visiblemente emocionado ha comparecido ante los medios para declarar -sin consultar papel alguno, ni de reojo- lo siguiente: “El legado de Pau Riba es de un valor incalculable; un pueblo sin cancionero perdería el corazón y la memoria, un pueblo sin poesía no merecería ser llamado pueblo. Pau Riba nos ha hecho a su imagen y semejanza. Sin sus versos, sin sus canciones, ni siquiera podríamos mirarnos a los ojos ni reconocernos, somos lo que comemos pero aún más lo que cantamos y desde mi más tierna infancia, que es la infancia misma del país…”  [a partir de aquí el discurso se embarulla un poco y pierde inteligibilidad, sin duda como consecuencia del exceso de emoción, tan comprensible en semejantes circunstancias].

Ya se sabe que los entusiasmos se propagan como aludes.

Horas después, Angela Merkel anunciaba la decisión unilateral de reemplazar los leones del Congreso por sendas estatuas de nuestro querido bardo. “Del Congreso español”, ha precisado, “que para eso lo pago yo”. No conforme con la reforma, y en muestra de agradecimiento de los ciudadanos alemanes y europeos, la Puerta de Brandemburgo ha amanecido hoy culminada con dos colosos de bronce alegóricos que representan respectivamente la “noia de Porcellana” y “l’home estàtic”. Todas las ediciones de “Las desventuras del Joven Werher” de Goethe han sido expurgadas y rebautizadas como “Las desventuras del hombre estático”, mientras que “La dansa de la terra” pasa a ser el nuevo himno europeo.

Me anuncian que, ahora mismo, mientras escribo estas líneas, Barak Obama y Kim Jong-un comparecen en la sede de la ONU, abrazados y descalzos, proclamando al unísono: “Amb les sabates descordades, sense mitjons als peus,  amb un barret de palla al cap, ple de botons, he anat a seure al jardinet dels lliris en espera del bon temps”.

Si es que todo era ponerse.

Por fin los medios publican noticias normales.

Pau Riba y Pascal Comelade en "Murieron".
Por cierto, su nuevo disco conjunto, "Mosques de colors", 
contiene varias obras maestras a la altura de sus grandes clásicos: 
si lo hubieran escuchado los que mandan, 
sonarían de fondo en todos los programas de TV3.

Ajeno al mundanal ruido, Pau Riba sigue trabajando. 
Le sorprendemos en su cabaña del bosque, en plena composición de una nueva partitura.  Sobre todo, nos queda claro que Pau ha sobrevivido sin secuelas a su reciente adaptación de un aria de Puccini
Ésta es su versión de los hechos:

- ¿Por qué pensaste que valía la pena trabajar en "Murieron" de modo cooperativo?
 
porque habiendo dado ya mis primeros pasos en el mundo de la ópera (aunque sea co —o sea coópera) con muy pocos y quebradizos deseos de seguir en ella, “murieron” me pareció un libreto operístico-coral de primera magnitud y largo alcance

- ¿Cuál fue para ti el momento más memorable del rodaje?


aquél en que, al llegar sin coche al destartalado edificio del antiguo hospital de sant feliu de guixols y encontrarlo lleno de caras conocidas haciéndose el loco, fui a la ventanilla de papeles y me adjudicaron una locura: la de no pronunciar el nombre de diós en vano ni otra cosa en todo el rodaje que “mañana, tarde, noche”. no era precisamente una aria de verdi pero poco le faltaba

 Pau Riba y Raúl Arévalo: dos potencias se saludan


- ¿Cuál es tu escena favorita de la película?

aquella en que, por las buenas, por las malas, y aun teniendo que taparnos la nariz, el médico de la institución carcelaria nos hace sacar la lengua y comulgar, uno tras otro, con  notitas sedantes sin ocultar la intención de dejarnos afónicos para que no nos sea posible cantar de ninguna de las maneras y menos aún demostrar nuestras archicomprobadas facultades cooperísticas

 Pau Riba y Jordi Pau: dos potencias se saludan


El rincón de Pau
(Fotos: Oscar Fernández Orengo)


Pau Riba y su vecino de celda, Vicenç Altaió

Con las gafas de Pau, todo depende del cristal con que lo mires


miércoles, 25 de febrero de 2015

ISA CAMPO: LA TERMITA ATÓMICA

Isa, el segundo día de rodaje de "Murieron" (2012)
Foto: Óscar Fernández Orengo

 Isa Campo, productora ejecutiva, script, colaboradora del guión.

Me cuesta mucho elogiar a Isa en público. Aunque pueda sonar absurdo, me parece que algunos lo verían como si me elogiara a mí mismo. O aún peor: ¡como si me aprovechara de ella para intentar responsabilizarla de mis errores! 
El caso es que sería difícil que Isa hubiera hecho más cosas en "Murieron por encima de sus posibilidades": metió mano a los sucesivos guiones, reescribió diálogos, buscó figuración callejera rastreando agendas y bares patibularios, encontró localizaciones, dirigió actores, ordenó facturas, hizo de script ocasional, fichó a técnicos, pidió créditos, comprobó agujeros bancarios y, para colmo, invirtió dinero. Pero lo que más le ha costado hacer ha sido responder al cuestionario de este blog. De hecho, aún sigue maldiciéndome en voz baja, diciendo que no quiere salir. 
Isa es La Termita, el origen del nombre de nuestra productora. 
Cuando rodábamos "Los pasos dobles", uno de los protagonistas, Amon Dolo, se me acercó un día para decirme que por fin lo había comprendido todo. Al principio del rodaje no entendía por qué Luis Bértolo, mi ayudante de dirección, le pedía que hiciera todo tipo de cosas raras, hasta que comprendió que Luis lo organizaba todo, pero que yo era quien dirigía, desde un relativamente discreto segundo plano. Hasta ahí lo que se conoce popularmente como el efecto-del-ayudante-de-dirección. Pero Amon -siguió- no había tardado en darse cuenta de algo más: en realidad yo tampoco mandaba ni pintaba nada, porque había una termita oculta que era la verdadera jefa: "ya se sabe que las termitas siempre trabajan bajo tierra", dijo señalando a Isa, "ella es la jefa termita". Y el mote, por supuesto, se le quedó durante el resto del rodaje, y hasta hoy.

La Termita en acción
Foto: Óscar Fernández Orengo

Aprovecho que esta es la primera entrada en el blog en la que sale un productor ejecutivo para contar qué hacen estos individuos, especialmente en un caso tan particular como "Murieron": en nuestra película, todo el equipo somos coproductores de facto (puesto que todos hemos invertido nuestro trabajo y vamos a porcentaje), pero quiénes constan como productores ejecutivos son los pringados que se encargaron de invertir y buscar dinero, que trabajaron además en el diseño de financiación y organización de este hermoso lío cooperativo. También son los que ahora están organizando el estreno comercial en salas. 

Isa sonriente al amanecer, a punto de terminar la jornada (2013)
Cuando el crítico de cine Alejandro G. Calvo me dijo que en "Murieron" había encontrado algunos de mis mejores diálogos, pensé que seguramente se refería a alguna frase improvisada por Albert Pla, Vilches o alguno de los actores. Para mi sorpresa, rememoró algunas frases mías. Me hizo una ilusión tremenda, que me duró hasta que Isa logró demostrarme que en realidad aquellas frases tan graciosas las había escrito ella, maldición.

 Isa y Vilches no estaban haciendo pruebas de cámara para la secuencia con Sergi López
Foto: Óscar Fernández Orengo

Isa parece frágil pero tiene una resistencia endiablada: empecé a escribir "Murieron" en un hospital, donde Isa estaba convaleciente en la cama de al lado, y terminamos el rodaje años después, un día de rodaje en un burdel, justo el primer día en el que Isa llegó al set llevando en brazos a una niñita adorable. "¿Una niña en un burdel?", puede que se pregunte alguno. Bueno... ehem... digamos que en el guión de "Murieron" tampoco es que hubiera alternativas mucho más educativas... Lo importante es que, entre una cosa y la otra, a Isa pudimos verla presumir de panza día y noche y trabajar como una hormiga atómica.

"Murieron" es un juego de niños
Foto: Oscar Fernández Orengo


Más allá de "Murieron", Isa es profesora de cine en la Universidad Pompeu Fabra y tiene una filmografía variada: ha escrito los guiones de siete largometrajes y, a su pesar, lleva la producción de todo lo que hacemos en La Termita Films. También ha realizado diversas piezas de vídeo-arte, y escrito y/o colaborado en guiones de Federico Veiroj, Alba Sotorra, Carolina Astudillo, Neus Ballús, Lupe Pérez García, Abel Garcia Roure... 
Hemos codirigido "La propera pell", y espero que no tarde mucho en arrancar su primer largometraje como directora en solitario: a veces habla de una película de marineros en alta mar, o en el hielo del Polo Norte. Me ofrezco voluntario como termito.

Isa nos da su versión de los hechos:



- ¿Por qué pensaste que valía la pena trabajar en "Murieron" de modo cooperativo?
Yo no puedo responder a esta pregunta... no tuve elección [¿risas? ¿risas? No queda claro si se ríe o todo lo contrario...]

- ¿Cuál fue para ti el momento más memorable del rodaje?
 Lo más impactante fue encontrarme con todo lo que tenía que hacer... y cómo me creció la barriga (risas, ahora sí). Y como nos pasó a todos, ver actuar a Albert Pla, en la secuencia del hospital con Emma. Albert es increíble, nos dejó pasmados.

- ¿Cuál es tu escena favorita de la película? 
El bloque que más me gusta es el flash back de Vilches, desde los billares, con Bruno y Sergi López... También el diálogo en plano secuencia de Vilches con Bruno ("una letra me llevó a la otra")... Y la escena que más me gusta es la de la lavandería, con los monólogos de Raúl y Albert. También me gustan mucho la de Albert y Emma, las escenas de Iván con Sacristán y el diálogo de Julián con Pou.


SEC 47. CALLE. EXT/D 

JORDI y el PITI caminan cabizbajos. JORDI está realmente compungido. Angustiado. PITI, no. 
El PITI se retrasa de vez en cuando para recoger una colilla, que guarda en el bolsillo o que enciende inmediatamente para darle una calada. JORDI pega una patada a una bolsa de plástico que rueda por el suelo.
(...)

JORDI:
Una letra me llevó a la otra...


El rincón de Isa
(Fotos: Oscar Fernández Orengo)

martes, 24 de febrero de 2015

LOS LOCOS DEL MANICOMIO

Los locos del manicomio de "Murieron por encima de sus posibilidades" están locos de remate: baste decir que en su mayoría son músicos, pintores, poetas, filósofos, novelistas, críticos de cine, teatreros... En fin, titiriteros. Farándula. Artistas. Gente de la cultura (lo que ahora se empeñan en llamar "industria cultural", esa mierda que ni siquiera es eufemismo). Puro documental.
Cuando invité al estudioso del cine, Josetxo Cerdán, a figurar como uno de los chiflados de "Murieron", me dijo: "¿sabes que estás haciendo lo mismo que Fernán-Gómez?". No, no lo sabía. Ya me gustaría. Por cosas como ésta hay que llevar siempre a un estudioso del cine metido en la mochila (aunque eso sí: ¡hay que cerrarla a tiempo!). Una vez más Josetxo me alumbró: "Manicomio" (1954) es la primera película que dirigió Fernando Fernán Gómez (junto a Luis María Delgado), y contiene también la primera -y casi única- adaptación al cine de una obra de Ramón Gómez de la Serna. La película esta llena de cameos de los amigos de tertulia de Fernán Gómez... incluido Camilo José Cela, en una secuencia que enseñé a Enrique Vila-Matas y éste bautizó como "La coz y el martillo (de herejes)".
Os pongo otro fragmento memorable:

Fragmento de "Manicomio" (1954)

Lo de Fernán Gómez me pareció un buen presagio, hasta que leí que la película mezclaba registros, escaldaba géneros, y que por eso había sido un enorme fracaso comercial y crítico. Quién no se consuela es porque no quiere: todavía estamos a tiempo de parecernos en algo al gran Fernán Gómez, ni que sea solo en sus desastres y por casualidad.
Con todos vosotros, algunos de los generosos locos y chiflados encantadores que llenaron nuestro manicomio de Sant Feliu de Guíxols: 

Fotos: Óscar Fernández Orengo

Miguel Morey, filósofo:
 El personaje de Morey en "Murieron" se dedica a abrir puertas
que dan contra paredes de ladrillos: filosofía eres tú.



Marcel.lí Antúnez, meta-hiper-ultra-mega-artista:




Mercè Capdevila, compositora, pilar de la música electro-acústica:


 Pascal Comelade, pianista del antifaz: 


Josep Maria Fonalleras, novelista, y Jaume Fonalleras, no-velista:

Invitar a Josep Maria Fonalleras formaba parte
de un elaborado plan de marketing, según el cual éste contaría 
su experiencia como loco de cine en una nueva novela
y así sumaríamos nuestros millones de espectadores a sus millones de lectores.
Pero no avisé a tiempo al montador Domi Parra, y se cargó todos sus planos.
En cambio, Jaume Fonalleras sí sale en la película, y como Jaume es no-novelista,
ahora no nos lo cuenta en su nueva no-novela: lo vamos a petar.

Manel Guerrero, escritor, editor, salvavidas cultural:

El loco Manel procuró los primeros auxilios y salvó al loco Julián Villagrán,
igual que ha hecho con Arts Santa Mónica durante todos estos años 

Ester Xargay, poeta:

Me hacía mucha ilusión volver a filmar a Ester Xargay
y a la familia de "Cravan vs Cravan", Hac Mor, Escoffet, Pascal...
"Je voudrais être à Vienne et à Calcutta..."

Carles Hac Mor, poeta:

Decía Hac Mor que Arturet Cravan decía que llegaría un día en que sería imposible
andar por la calle y encontrar una sola persona que no fuera artista:
esa locura se parece mucho a nuestro manicomio de Sant Feliu


Eduard Escoffet, poeta:

Eduard a hostias de todo tipo:
en "Cravan" hizo de poeta silencioso, 
y compuso la canción italiana de "Los condenados".
No es que gritara: recitaba muy alto poesía fonética.

Josetxo Cerdán, profesor, programador y teórico del cine:


La pose de hermoso escritor maldito de la última foto
es natural de Josetxo Baker: ahí no le dirigía nadie


Vicenç Altaió, poeta, "traficante de ideas":

Personaje con un 90% de Altaió y un 10% de ficción: "¡te quiero! ¡te quiero!"


Gerard Gil, cineasta, músico, El Teatre Magnètic, genio y figura:

Parecía que Gerard, la barba de la derecha, estaba en silencio,
pero en realidad canturreaba una banda sonora original

Prudi, músico, Don Simón y Telefunken:

Don Simón no podía dejar solo a Telefunken en el manicomio:
tenía que controlar su trajes de panda


Si Jordi Ambrós estaba allí
queda probado que "Murieron" es un documental



Eddy Kelele, fotógrafo:

Eddy Kelele seguía buscando a Artur Mas 
por las celdas del manicomio

Clara Garí, paseante, performer, editora y escritora (Nau Coclea):


Jordi Picatoste, crítico de cine:

Como buen crítico, a Jordi Picatoste no le gustan la mayoría de mis películas. 
Por eso a ambos nos parecía un buen chiste encerrarle en una de ellas, 
y que se despertara como en "Carretera perdida", pero enjaulado en "Murieron"... 
Le prometí que esta vez, sin que sirviera de precedente, "Murieron" le gustaría. 
Por desgracia, no avisé a Domi de nuestro pacto privado con Jordi, 
y Domi también se cargó su plano en el montaje. Mierda Domi... ¡cualquiera menos ése!


Jep Soler, cinema Truffaut, cronista bastard

Jep Soler nos da su versión de los hechos aquí

Pep Prieto i Pep Taberner, escritores, pre-pro-gramadores: 

Pep Prieto se dejó cortar el pelo al uno
y picó a Pep Taberner, que se rapó la melena

Omar Al-Aljani, pintor, guardián de las esencias:

Omar vino al rodaje con sus cuates Antonio y Ricardo, 
que pusieron la camisa de fuerza a Albert

Pau Riba, gripau:


Erasmo Fontalvo Gutiérrez, teatrero y poeta:




German Mas, actor que se creía loco que se creía actor, pe-loquero:

German vino para rodar una noche
y casi le secuestramos un mes:
aunque era celador, casi se vuelve loco

Sofia Marquès, diseñadora, vestuarista:




 Sofia con el Dr.Muerte (Jordi Pau), Cristina Carrasco y Vilches:
por desgracia, no pudo hacerse su propio vestuario

José Angel Alcalde, escritor de cine, programador:

Foto de arriba: José Angel era el centro sobre el que pivotaba
la Santa Cena de los locos, en otra de las escenas que nos hemos cargado en montaje: 
en realidad, como pasa siempre y él mismo José Ángel me enseñó en la Filmo, 
la versión de tres horas de "Murieron" fluía más deprisa que la de hora y media


Eudald Camps, crítico de arte, pintor:

¿Crítico de arte y pintor? ¿Amar a dos mujeres a la vez y no estar loco?
Eudald no tiene esos dilemas: por suerte, sí está loco.

Manel Bayo, artista, cineasta: 

 Cuando Manel termine de pintar las obras fílmicas completas de Franco y Riefenstahl,
debería meterse a rehacer "Murieron".



Además de los presentes, en el manicomio de Sant Feliu nos ayudaron muchos más amigos locos y chiflados encantadores. ¡Gracias a todos!